Licántropo o Werewolf



El hombre lobo, también conocido como licántropo, es una criatura legendaria presente en muchas culturas independientes a lo largo del mundo. Se ha dicho que este es el más universal de todos los mitos (probablemente junto con el del vampiro), y aún hoy, mucha gente cree en la existencia de los hombres lobo o de otras clases de «hombres bestia». Todas las características típicas de aquel animal - como son la ferocidad, la fuerza, la astucia y la rapidez- son en ellos claramente manifiestas, para desgracia de todos aquellos que se cruzan en su camino.

Según las creencias populares, este hombre lobo puede permanecer con su aspecto animal únicamente por espacio de unas cuantas horas, generalmente cuando sale la luna llena.

En el folclore y la mitología, un hombre lobo es una persona que se transforma en lobo, ya sea a propósito o involuntariamente, a causa de una maldición o de otro agente exterior. El cronista medieval Gervase de Tilbury asoció la transformación con la aparición de la luna llena, pero este concepto fue raramente asociado con el hombre lobo hasta que la idea fue tomada por los escritores de ficción moderna.

La mayoría de las referencias modernas están de acuerdo en que un hombre lobo puede ser asesinado si se le dispara una bala de plata, aunque esto es producto de la narrativa moderna y no aparece en las leyendas tradicionales, aunque algunas clásicas dicen que se puede matar cortándole la cabeza y arrancándole el corazón. Como dato adicional, en versiones modernas, se agregó la idea que ha existido una fuerte rivalidad entre vampiros y hombres lobo.

La licantropía es la habilidad o poder que tiene un ser humano para transformarse en lobo o en licántropo. El término «licantropía» viene del griego antiguo lykánthropos (λυκάνθρωπος): λύκος, lýkos ('lobo') + άνθρωπος, ánthrōpos ('hombre'). La palabra también se puede utilizar para referirse al acto de transformar a otro humano en lobo.

La etimología del folclore también conecta la palabra a Licaón, un rey de Arcadia, quien, de acuerdo al poema Metamorfosis de Ovidio, fue convertido en un lobo rabioso como retribución por intentar servir carne humana, la de su propio hijo, en la visita a Zeus en un intento por refutar o desaprobar la divinidad del dios.

También hay una enfermedad mental llamada licantropía, en la cual el paciente cree que es o que se ha transformado en un animal y se comporta de acuerdo a ello. Muchas veces se refiere al tema como «licantropía clínica» para distinguirse del uso de «licantropía mitológica».

Otros aspectos similares se encuentran en la mitología egipcia (véase teriantropía), donde hay seres con características tanto humanas como animales.

En las leyendas, a la licantropía no se le atribuye una explicación específica, más que la generalmente atribuida a la magia y a lo paranormal; podría desarrollarse por rasgo genético heredado, por ser herido por otro licántropo, maldición o un objeto mágico.


Pedro Gonsalves o Petrus Gonsalvus, (1537, Tenerife, Islas Canarias, España - 1618, Capodimonte, Viterbo, Italia), fue un gentilhombre en la corte de Enrique II de Francia, que alcanzó rango nobiliario. Nacido en Tenerife, es famoso por haber padecido la enfermedad de la Hipertricosis. Por esta razón es más conocido por el sobrenombre del "Salvaje Gentilhombre de Tenerife" o el "Hombre Lobo Canario".

Nació con la enfermedad de la "hipertricosis universalis congénita" en 15372 en Tenerife, poco después de la conquista de la isla por el Adelantado Alonso Fernández de Lugo. Se sabe que el joven Pedro Gonsalves era descendiente de menceyes guanches.

"A los diez años de edad fue llevado, en condiciones que yacen en la oscuridad, a Francia, a la corte del rey Enrique II, en donde permaneció 44 años." La llegada del muchacho a la corte parisina, fue todo un acontecimiento, por la curiosidad que despertaba su enfermedad.

Giulo Alvarotto enviado diplomático del rey de Italia en la corte francesa en esas fechas, lo describe así:

"Su cara y su cuerpo esta recubierta por una fina capa de pelo, de unos cinco dedos de largo (9 cm.) y de color rubio oscuro, mas fina que la de una "marta cibellina" y de olor bueno, si bien la cubierta de pelo no es muy espesa, pudiéndose apreciar bien los rasgos de su cara".

Enrique II desde el primer momento, toma este presente como muy valioso, pues era una rareza desconocida en la Europa de aquella época. El conocimiento de la lengua castellana del rey francés, le permite descubrir de boca del niño, que su nombre es Pedro Gonsalves, que proviene de la isla de Tenerife y que su padre era un jefe tribal de los antiguos guanches. La mentalidad en el París del siglo XVI, relacionan el aspecto del muchacho con la del mito del "hombre salvaje", proveniente de unas islas en medio del Océano Atlántico que reforzaban tal concepto.

El rey se propuso, desde el principio desterrar el lado salvaje del niño, e inculcarle una buena educación y costumbres sociales refinadas. Pedro Gonsalves fue instruido en humanidades y latín, lengua que se consideraba la más alta expresión de cultura, sólo reservada para la aristocracia y por ende saberla hablar perfectamente era sinónimo de prestigio social. El rey le otorga el puesto de "sommelier de panneterie bouche du roy" (servicio de boca del rey), puesto reservado para los nobles de mayor rango y con un sueldo de 240 libras anuales. Además se le concede el derecho de la anteposición del "Don", en su nombre, por ser descendiente de un rey guanche.

En 1573, Don Pedro Gonsalves se casa con una bella parisina de la que sólo se sabe el nombre, Catherine, y que muy posiblemente fuera dama de compañía de la reina Catalina de Médicis. De este matrimonio nacerían seis hijos, tres niños y tres niñas, Madeleine, Enrique, Françoise, Antonietta, Horacio, y Ercole. Sólo en dos de sus hijos no se repitió la enfermedad, fue en los casos de su hija Françoise y el de su hijo Ercole, este último fallecido en los primeros años de edad y hay constancia que la Hipertricosis, también afectó a sus nietos.

PetrusGonsalves
Pedro Gonsalves

 

Hija de Gonsalves
Antonieta Gonsalves

De estos años hay varias pinturas y grabados de la familia, entre ellos los cuatro cuadros de cuerpo entero que se encuentran en el Castillo Ambras, en Innsbruck (Austria), donde se representan a Don Pedro Gonsalves, su esposa Catherine, sus dos hijos Madeleine y Enrique, o los grabados que se encuentran en la Nacional Gallery of Art de Washington (Estados Unidos). Los óleos de la familia que se encuentran en Ambras, han prestado su nombre para la enfermedad de Hipertricosis, conociéndose también como "síndrome de Ambras", por los retratos de Don Pedro y su familia que allí se encuentran. Otros llaman esta enfermedad también "síndrome del hombre lobo", contextualizándolo en creencias supersticiosas.

Antonietta Gonsalvus (Antonia Gonsalves en idioma español, y más conocida como Tognina Gonsalvus), nacida aproximadamente en 1580, fue una de las hijas del célebre Petrus Gonsalvus (más conocido como el "Salvaje Gentilhombre de Tenerife").

Antonietta es famosa por haber padecido (al igual que su padre y cuatro de sus seis hermanos) la enfermedad de la Hipertricosis. Siendo el de su familia, el caso más antiguo de los que se han descrito en Europa de esta enfermedad.

Fue abundantemente representada en varias pinturas, generalmente junto a su familia. Creció en Fontainebleau, donde formó parte de la corte del rey Enrique II de Francia. Se sabe que de los seis hijos que su padre tuvo con su madre, Catherine, (una bella mujer parisina), fue Antonietta quién había heredado el carácter de su padre y un gran parecido físico.

Embuída en la corte francesa, Antonietta participaba habitualmente en actividades sociales, vestida con los voluminosos trajes de la corte. Entre 1580-1590, Petrus Gonsalvus y su familia viajaron a Italia, en donde se menciona la estancia de la familia en la corte de Margarita de Parma. No se sabe a ciencia cierta en qué año murió Antonietta, pero sí se sabe que moriría en Italia, supuestamente en Capodimonte (Viterbo), lugar en donde también había muerto su padre.

A la muerte de la reina Catalina de Médicis, el Duque de Mayenne cede a tan singular familia al duque de Parma, Ranunccio Farnese, y es aquí cuando Don Pedro Gonsalves y su familia comienzan su etapa en Italia. La vida de Don Pedro y su familia transcurre en esta época, con los mismos privilegios que en la corte francesa, pero mas discreta desde el punto de vista cortesano.

Don Pedro Gonsalves muere en 1618 con 80 años en Capodimonte. Según Roberto Zapperi existen detalles de su vida entre otros lugares, en el Archivo del Vaticano y en los Archivos de Roma y Nápoles. Se cree que Pedro Gonsalves y su familia son el caso de Hipertricosis más antiguo de los que se han descrito en Europa.


La hipertricosis, o síndrome del hombre lobo, es una enfermedad muy poco frecuente, que es destacada por la existencia de un exceso de cabello. Las personas que la padecen están cubiertas completamente, a excepción de las palmas de las manos y de los pies, por un vello lanugo largo, que puede llegar hasta los 25 centímetros. Sólo se han documentado 50 casos.

Se piensa que es una mutación que sigue una herencia ligada al cromosoma Y. La mayoría es de herencia familiar y, muy raramente, la mutación se da de forma espontánea.

Se puede decir que una de las razones por las que se ha fantaseado con el hombre lobo, se debe a que ha sido asociado a este síndrome. Otra explicación para el hombre lobo es la Porfiria Cutánea Tarda, enfermedad donde se acumulan Porfirinas (intermediario en la síntesis del Hemo, dado que faltan enzimas para completar su síntesis) en la piel, las cuales en contacto con rayos UV del sol generan excitación en las moléculas, liberando radicales libres (dañinos para los tejidos) y estos generan daño en la piel. Un mecanismo de defensa del cuerpo es aumentar la cantidad de pelo en las zonas en contacto con este tipo de radiación para así evitar el daño. Tiempo atrás, personas con esta enfermedad (no diagnosticada ni conocida) salían por la noche para evitar el sol, con mayor pelo que el habitual y en noches de luna llena para poder ver bajo su luz (no había energía eléctrica o linternas). De esta manera, muchos mitos respecto al hombre lobo encontrarían su explicación, posible a esta creencia popular.


Julia Pastrana (1834 - 25 de marzo de 1860) fue una mujer mexicana nacida en algún lugar de la sierra de Sinaloa con hipertricosis que se autoexhibía durante el s. XIX en Europa. De origen indio nació en el seno de una tribu de nativos americanos conocidos como “Root Digger”, Indios “buscadores de raíces”, que vivían en la zona occidental de México. Tenía hipertricosis o “síndrome del hombre lobo", es decir, su rostro y su cuerpo estaban cubiertos totalmente de pelo negro y lacio. Sus orejas y la nariz inusualmente grandes y sus dientes eran irregulares. Charles Darwin se refirió a ella en los siguientes términos:

«Julia Pastrana, una bailarina española, era una mujer extraordinariamente fina, pero tenía una gruesa barba y frente velluda. Fue fotografiada y su piel puesta en exhibición. Pero lo que nos concierne es que tenía en ambas quijadas, superior e inferior, una irregular doble hilera de dientes. Una hilera colocada dentro de la otra, de lo cual el doctor Purland tomó una muestra. Debido al exceso de dientes, su boca se proyectaba y su cara tenía la apariencia de la de un gorila.»

Sus mandíbulas fueron estudiadas por el Real Colegio de Cirujanos de Londres.

Los panfletos la anunciaban contando su supuesta historia,estos panfletos decían que una mujer india llamada Espinosa, se separó de su tribu en 1830, todo el mundo pensó que había muerto ahogada, pero años después fue encontrada por unos vaqueros. Espinosa alegó haber sido capturada y encerrada en una cueva por un grupo de indios hostiles, en una zona llena de osos y mandríles, pero este hecho nunca quedo demostrado. Espinosa iba acompañada de una niña de 2 años, de la cual afirmaba no ser su madre, aunque daba muestras de quererla mucho.


Julia Pastrana

Posteriormente esta mujer se casó y bautizó a la niña como Julia Pastrana. Espinosa acabó muriendo y Julia se fue a vivir a una población cercana. Acabó incorporándose a la familia del gobernador del Estado Federal mexicano de Sinaloa, Pedro Sánchez. Trabajo allí de sirvienta durante años hasta que en Abril de 1854 decidió volver a su tierra natal.

En el camino hacia su tierra natal, conoció al norteamericano M.Rates, quien enseguida vio el negocio y ese mismo año Julia marchaba a EEUU. Su primera aparición como fenómeno de circo tuvo lugar en 1854, en el Gothic Hall de Nueva York. Pronto marchó a Cleveland con un nuevo “manager”, por no decir amo, el señor Beach. El Doctor S. Brainer, que allí la conoció, la llamó una “especie distinta”. Allí asistió a grandes bailes y galas militares, se dice que los soldados hacían cola para bailar con ella. Después viajó a Londres, en este momento su "manager" era Theodor Lent. Antes de llegar allí fue anunciada por los periódicos como “La indescriptible”("The Nondescript"). La imagen que daban de ella era la de una mujer feliz, contenta con su situación que, decían, le gustaba, viajar, guisar y coser. En sus espectáculos además de mostrar su rareza, Julia bailaba y cantaba en español y en inglés.

En 1857, después de Londres, Theodor Lent había apalabrado más espectáculos en Alemania, pero allí se encontró con problemas ya que las autoridades no aprobaban el espectáculo. Theodor presentó a Julia como actriz de teatro.6 En Leipzig Julia portagonizó una obra de teatro de enredo escrita especialmente para ella, llamada "Der curierte Meyer": trataba de un hombre que se enamoraba de una dama la cual siempre llevaba un velo, cuando el pretendiente no estaba en escena Julia se destapaba la cara mostrándosela al público para hacerle reír, finalmente muestra la cara a su enamorado y éste pierde todo el interés. La policía alemana puso espías en la sala porque no se fiaban de lo que Theodor les decía; la obra fue cancelada y el teatro clausurado después de tan solo dos representaciones sobre la base de que era una obra inmoral y obscena.

Por esta época recibió muchas proposiciones de matrimonio, pero en una entrevista realizada por una publicación alemana (Gartenlaube) le preguntaron por qué había denegado todas aquellas proposiciones, a lo que respondió que ninguno de los pretendientes era lo suficientemente rico. Se dice que esta idea era originaria de Theodor, el cual deseaba casarla con un hombre rico y esta era su forma de atraer a alguno. Julia había acumulado mucho dinero, y finalmente fue Theodor el que le pidió el matrimonio en 1857.

Se casaron y siguieron la gira por Austria. En Viena Theodor le obligó a pasar exámenes fisiológicos bastante exhaustivos y le prohibió salir a la calle durante el día. En 1859 quedó embarazada. En Moscú, durante una gira en 1860, Pastrana dio a luz a un bebé con «características similares a las suyas». El bebé falleció a las 35 horas de nacer y Pastrana murió por complicaciones posparto cinco días después.

Lent no abandonó la gira, y contactó con el profesor Sukolov de la Universidad de Moscú al que finalmente le vendió los cadáveres de su esposa e hijo. Sukolov decidió momificar ambos cuerpos y los expuso en el Instituto Anatómico de la Universidad de Moscú. Como atrajeron tantas visitas, Lent decidió reclamar aquellas momias. Así se inició un proceso judicial que Lent ganó, al presentar su certificado de matrimonio con Julia. Primero intentó poner las momias en funcionamiento en el mundo del espectáculo ruso, pero le denegaron el derecho, alegando que aquello no tenía nada que ver con fines científicos. Así que en 1862, solo dos años después de que Julia muriese, decidió volver a Inglaterra donde no le ponían ninguna restricción a su espectáculo. Pronto la fama se desinfló y finalmente alquiló las momias a un museo itinerante de curiosidades.

Por esa época Lent conoció a una mujer con características similares a Pastrana, se casó con ella y la llamo Zenora Pastrana, presentándola al mundo como "La Hermana de Julia Pastrana". De nuevo consiguió las momias que seguían alquiladas al dueño del museo itinerante y los cuatro (Theodor, Zenora, y los cuerpos de Julia e hijo) iniciaron un viaje. Finalmente, Zenora y Theodor se instalaron en St. Petersburgo en 1880; en ese momento Theodor comienza a padecer una enfermedad mental, que le acabó postergando a un sanatorio.

Zenora se traslada a Munich en 1888 y allí reclama la propiedad de las momias, las consigue y en 1889 de nuevo se exhiben los tres Pastrana en una exposición antropológica llevada por J.B. Gassner,quién se quedó con las momias y las acabó vendiendo en 1895, al mejor postor, en una gran convención circense de Viena. Zenora se retiró y se volvió a casar con otro hombre.

Las momias desaparecieron de la vista del público. Aparecieron en Noruega en 1921 como propiedad de Mr. Lunds, que las incorporó a su "camara de los horrores". Durante la ocupación alemana en 1943, se ordenó que dicha colección se destruyese, pero Mr. Lund consiguió persuadir a las autoridades alemanas de que la "Apewoman" (mujer mono) irían bien para las arcas del III Reich. Julia y su hijo se exhibieron por los territorios ocupados alemanes.

Las momias estuvieron en exhibición hasta 1970, cuando hubo una protesta durante una visita de los EE. UU. y se retiraron de la vista al público. Unos vándalos irrumpieron en las instalaciones de almacenamiento en agosto de 1976 y mutilaron la momia del bebé. Los restos fueron consumidos por ratones. La momia de Julia fue robada en 1979, pero almacenada en el Instituto Forense de Oslo después de que el cuerpo fuera reportado a la policía, pero no identificado. Se identificó en 1990 y permaneció en un féretro sellado en el Departamento de Anatomía de la Universidad de Oslo desde 1997.

En 1994, el Senado de Noruega recomendó que se inhumaran los restos de esta mujer, pero el Ministerio de Ciencias decidió conservarlo para que en el futuro los científicos pudieran estudiarlos. Sin embargo, para tener acceso a sus restos se debía obtener un permiso especial, que sólo se otorgaba a quien demostrara verdaderos intereses científicos.

En abril de 2012, la universidad noruega se comprometió a devolver el cuerpo de Julia a México.

El 7 de febrero de 2013, sus restos fueron entregados a autoridades Mexicanas.Los restos mortales de la sinaloense fueron depositados en el Cementerio Histórico,del Estado de Sinaloa, en un acto de honestidad, de dignificación y de respeto a los derechos humanos. Finalmente, el 13 de febrero de este mismo año, Julia Pastrana fue sepultada