Plioceno
HOME
Desde 5 a 1.8 millones de años. América del Norte y América del Sur quedan pemanentemente unidas por América Central, surge el “Gran Intercambio de la Fauna”. Los simios caminan en dos patas. (Pliocene en inglés)

El plioceno se caracteriza por un considerable enfriamiento del clima en las latitudes más norteñas, un descenso del nivel del mar y una amplia denudación a consecuencia del rejuvenecimiento constante de los ríos. Como consecuencia del descenso de la temperatura se produce la emigración de la fauna hacia las latitudes más cálidas y la extinción de muchos grupos de mamíferos, aunque continúan desarrollándose los homínidos, especialmente en África, donde se han descubierto restos con aspecto de hombre (Australopithecus y Homo), y aparecen los primeros elefantes. En  cuanto a la flora, es muy semejante a la actual. Estratigráficamente, el plioceno se divide en dos pisos: el zancliense y el plasenciense.
El Plioceno se extiende desde hace 5,2 millones de años hasta 1,6 millones de años atrás. En el oeste de Norteamérica, la subducción de la placa tectónica del Pacífico contribuyó a la elevación de sierra Nevada y de la cordillera volcánica de las Cascadas. En Europa, los Alpes continuaron su ascensión apoyados por el movimiento de la tectónica de placas que empujaba y combaba la corteza en una región amplia de este continente. Al final del mioceno, la colisión de las placas africana e ibérica había formado el sistema bético-rifeño y cortado la comunicación entre el Mediterráneo y el Atlántico, con lo que se produjo la desecación del primero, en cuya cuenca se instaló un clima árido depositándose grandes cantidades de sales. Al iniciarse el plioceno se volvió a abrir el paso y el Mediterráneo se llenó de nuevo.

El clima se hizo más frío y seco. Los mamíferos se habían establecido desde hacía tiempo como la forma de vida vertebrada dominante y es durante el plioceno cuando se produce la evolución de un grupo de primates, los homínidos, con diversas especies, desde los Australopitecinos al Homo habilis y al Homo erectus, consideradas antepasados directos del Homo sapiens.